El vicepresidente de la República y Secretario Técnico y de Planificación de la Presidencia, Óscar Ortiz, junto a AES El Salvador y la Corporación Multi Inversiones (CMI) inauguraron el Proyecto Bósforo, con la primera planta de energía solar fotovoltaica que generará 10 megavatios de energía solar en Pasaquina, en el departamento de La Unión.

Bósforo cuenta con una inversión de $160 millones para generar 100 megavatios (MW) de energía con fuente solar fotovoltaica a través de 10 plantas de 10 MW cada una, las cuales serán construidas en los próximos dos años. Con la conclusión del proyecto, Bósforo reducirá
emisiones por más de 175,000 toneladas métricas de dióxido de carbono al año. Con esta iniciativa se destaca el avance de las energías renovables en el país durante la actual administración. Además, la capacidad de energía instalada se incrementó 393 MW, un 24.8%, al pasar de los 1,587 MW en 2014 a los 1,980 MW actuales. La expansión alcanzada se atribuye en su totalidad a la apuesta por cambiar la matriz energética de El Salvador a base de fuentes de energía renovable. En 2017, el 74% de la energía, sin contar las importaciones, se obtuvo a través de fuentes renovables. Si se incluyen las importaciones, esa relación es del 56%. Y ya en los primeros dos meses de 2018, el 83% de la electricidad generada tiene su origen en fuentes renovables. “Estas son las inversiones que valen la pena, este es un momento especial para la zona oriental y para la transformación energética del país, la energía es empleo, economía, es transformar nuestras comunidades y nuestro país. Estamos apostando por un sistema energético fuerte y creciente, que atraiga a más inversionistas”, aseguró Ortiz. “AES está comprometida con El Salvador, y Bósforo es otra muestra de ese compromiso por continuar contribuyendo con la sostenibilidad energética y medioambiental del país, a través de la implementación de tecnologías de vanguardia a nivel global”, expresó Bernerd Da Santos, vicepresidente Global de Operaciones de la Corporación AES. Por su parte, el Presidente Ejecutivo de CMI Energía, Juan Carlos Méndez manifestó: “Para CMI, el proyecto Bósforo es la primera inversión relevante en energía en El Salvador en una modalidad de centrales de pequeña escala distribuidas en diferentes localidades del país, lo que permite llevar energía a los clientes en una forma más eficiente. Esta inversión se suma a las realizadas por CMI por más de 40 años en la industria alimenticia, en esta oportunidad de la mano de AES, con quienes nos sentimos orgullosos de ser parte del desarrollo económico del país, dando sostenibilidad al sector eléctrico nacional”.

El Proyecto Bósforo está siendo ejecutado en tres fases: la nueva Planta Pasaquina es parte de la primera etapa del proyecto Bósforo I (cuyo costo son $16 millones), en la cual se construyen otras dos generadoras de energía solar en los municipios de La Unión y El Carmen que iniciarán operaciones en julio y septiembre, respectivamente. Durante la segunda fase, llamada Bósforo II, se construirán tres plantas de 10 megavatios de energía en la zona occidental del país y una de 10 megavatios en el departamento de Usulután. Mientras que, en la tercera fase, Bósforo III, se construirán tres plantas en la zona central para generar 30 megavatios de energía solar. “El proyecto Bósforo ha sido concebido bajo un concepto ambientalmente responsable. Además de reducir emisiones de carbono, sus paneles solares requieren poco mantenimiento y su limpieza se realiza según la necesidad o de forma natural con agua pluvial, lo que ahorra en el consumo de agua. También, la mayor parte de sus estructuras y equipos electrónicos pueden ser reciclados en el futuro”, dijo Abraham Bichara, presidente Ejecutivo de AES El Salvador. El 70% de la inversión del proyecto Bósforo es financiado por importantes bancos multilaterales, como la Corporación para Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés), agencia financiera del gobierno estadounidense; el Banco
Centroamericano de Integración Económica (BCIE), aliado estratégico de la región; el Banco Holandés para el Desarrollo (FMO), banco bilateral de desarrollo del sector privado con sede en Holanda; y el Fondo Finlandés para la Cooperación Industrial (FINNFUND), institución financiera para el desarrollo. Todas estas instituciones cuentan con la visión y el compromiso en común de apoyar importantes proyectos de desarrollo sostenible en países emergentes. La construcción está a cargo de Isotron, una empresa española con amplia experiencia en la industria, y el fabricante de módulos solares es Jinko, líder mundial en esta tecnología. Bósforo será operado por AES Soluciones, una empresa de AES El Salvador que impulsa soluciones alternativas de energía a través de la generación de energías renovables, la implementación de proyectos de iluminación eficiente y soluciones para el almacenamiento de energía.

Transparencia activa.